Historias

¿El declive cinematográfico de Marvel?

Ilustración: Manuel Cabrera.

Han pasado 14 años desde que se inició la saga del infinito del universo cinematográfico de Marvel con Iron Man.

La compañía logró poner a los superhéroes en el cine con sobriedad y, para ello, invirtió tiempo y dinero en las grandes productoras de Hollywood, hasta que Disney adquirió la franquicia. 

Marvel consiguió el éxito con sus tres primeras producciones, en las que contaba una historia continua y, donde se sabía, tendría un final en el que reuniría a muchos héroes que se habían presentado anteriormente en los filmes. 

Poster promocional de Vengadores End Game. Fotografía: Getty.

Fases de Marvel

La primera y segunda entrega cuentan con seis películas y, la tercera, con 11. 

Avengers Endgame es la segunda película más taquillera en la historia cinematográfica, porque ofrecía a sus fanáticos el fin de una construcción de 10 años, una de las sagas más largas.

Esta película pone fin a la saga del infinito y también a personajes como Iron Man y Capitán América. 

Después de tantos éxitos, ahora todo ha cambiado y Marvel está decayendo en la calidad de su contenido, priorizando la cantidad. 

Películas dentro de la fase 1. Fotografía: internet

Solo la fase tres tuvo una duración de 24 horas y, la cuatro, 49 horas con seis películas y siete series en la plataforma de Disney +.  

Películas dentro de la fase 3. Fotografía: internet

Marvel + Disney

La fatiga por el exceso de contenido es un hecho, pues Marvel ayudó a impulsar la plataforma de Disney + que era nueva en el mercado.

Disney cuenta con gran contenido, pero no original. Entonces se usa a Marvel como un as bajo la manga; se anuncia que la expansión del UCM (Universo Cinematográfico de Marvel) será también en series: Wandvision, Loki y Falcon y el Soldado de invierno

Wandavision salva a Marvel en la pandemia, siendo la primera serie que se estrena después de que no se podía ir al cine por el distanciamiento social. 

Wanda logra simpatizar con la audiencia y se generan teorías y expectativas alrededor del show. La serie fue la más vista en el mundo en sus estrenos semanales, siendo este rating el que abriría la puerta para que se creen más producciones. 

Elizabeth Olsen. Fotografía: Disney.

El UCM

Le seguiría Falcon y el Soldado de invierno y luego Loki; al principio se vio esto como una ventaja, pero cuando las películas ya no tuvieron un norte y todas se parecían entre sí, otra vez los fans se despegaron del UCM. 

La saturación del contenido y la penalización del espectador -por no tener Disney plus- se comenzó a notar en el Multiverso de la Locura, donde se ve al Doctor Strange que no es el protagonista de su propia historia y todo se centra en Wanda.

Pero, todo lo que pasa en la película tiene que ver con las series y, si no hay este antecedente, no se entiende nada. 

Elizabeth Olsen. Fotografía: Disney.

El guion se olvida de que Wanda simpatizó con el público en el periodo más vulnerable de la franquicia y solo la usan como un accesorio para que Strange salve al personaje de América Chávez, que no fue presentado antes y no tiene una conexión con el espectador como Wanda. 

Xochitl Gomez, Benedict Wong, Benedict Cumberbatch Fotografía: Disney Marvel.

La razón de que se queden personajes con profundidad tan poco trabajados es porque todo el contenido se está creando al mismo tiempo y, los directores de otros proyectos, no pueden ver el trabajo con el cual tienen que conectar la historia.

Es el ejemplo de Sam Raimi, director del Multiverso de la locura, no vio la serie de Wanda Vision, porque la película del Doctor Strange estuvo en producción desde el 2020 y la serie salió en el 2021. 

Sam Raimi. Fotografía: Getty

Se puede añadir también que Marvel está escogiendo a directores y escritores sin mucha experiencia para poderlos moldear y conseguir el resultado que buscan.

En pocas películas como Thor Love and Thunder se nota la firma del director, pero las demás caen en una fórmula que tal parece fueron dirigidas por inteligencia artificial. No hay lugar para las propuestas porque Marvel quiere tener el control. 

Los Daniels: Daniel Kwan y Daniel Scheinert, reconocidos directores y escritores por el reciente éxito de Todo en todas partes al mismo tiempo, tenían planeado dirigir la serie de Loki, pero cuenta se dieron cuenta que no iban a tener mucha libertad creativa, abandonaron el proyecto. 

Daniels. Fotografía: Getty.

Ellos prefirieron crear su propio multiverso con el reciente filme, además que su protagonista es una mujer de mediana edad.  

Poster promocional de Todo en todas partes al mismo tiempo. Fotografía: Getty.

¿Qué pasa con los efectos visuales de Marvel?

A esto se suman las recientes quejas de los artistas de efectos visuales. En un artículo para Vulture, se comentó que trabajar para Marvel es un infierno, ya que las horas de contrato no son respetadas y los plazos de entrega son irreales

Una carga de 64 horas por semana, una buena semana. Varios trabajadores se sientan a llorar por la manera en la que son sobreexplotados, al igual que los artistas. 

Compilación de VFX. Fotografías: Marvel.

Una secuencia de Thor Love and Thunder fue completamente cambiada por VFX 2 semanas antes del estreno. Taika Waititi, director de la cinta, hasta bromeó sobre los efectos especiales en la promoción de la película. 

Los efectos especiales han sido lo más grande que presentaba Marvel en sus producciones, pero sin duda ya no son lo mismo, pues ahora solo se usa pantalla verde, porque con esta pueden mandar a retocar a los equipos de VFX.

Ellos no tienen todavía un sindicado oficial, pero en cambio los equipos de diseño de producción y arte sí, y tienen horas regularizadas, lo que hace que Marvel gaste menos en diseño de producción para bajar costos haciéndolo todo en pantalla verde en post producción. 

Recientes efectos cuestionables en marvel. Fotografías: Marvel

Varios actores ya comunicaron que no harían proyectos con Marvel, entre ellos Matthew MacFadyen, ganador del Emmy por su papel en la serie Sucesión.

Matthew MacFadyen. Fotografía: Getty

Él comentó que “hice una gran película como esa, y fue una cosa de pantalla verde. Es terriblemente aburrida, solo actuando con pelotas de tenis y puntos en la pantalla. Lo estás haciendo por el dinero".

Jamie Lee Curtis también se pronunció. “Me temo que, si hago una película de Marvel, me pegarán puntos por el cuerpo y me obligarán a ir a algún almacén a actuar”. 

Jamie Lee Curtis. Fotografía: Getty.

Añadió que trabajar en Todo a la vez en todas partes fue la experiencia más hermosa de su carrera. “Yo era muy libre dentro del rodaje. Me divertí mucho haciéndola. ¡Y no había pantalla verde!”.

En la Comic-Con y D23 se anunciaron un sinfín de proyectos, entre ellos dos entregas de películas de Vengadores en un solo año. El equipo de VFX de seguro ya estará muy preocupado por toda la carga de trabajo que tendrá. 

Kevin Feige. Fotografía: Getty.

Los efectos especiales, la baja de calidad, y sobre carga de contenido, han hecho que las series de Marvel bajen en audiencia. 

Los mismos creadores se excusan en que sino ves estas series es porque eres racista, homofóbico o sexista, pero lo que realmente está fallando es la calidad.

Con estas opiniones lo que hacen es manipular al espectador para obligarlo a ver un producto que, si es mediocre, no ayuda a la imagen de la productora. 

Existe un sinfín de buenas producciones que cuentan historias de gente que pertenece a minorías, pero son de calidad, originales, y que buscan reflejar a las personas.

En cambio Marvel solo lanza un tipo de contenido y quiere obligar a ver sus series solo porque comparten una nacionalidad. Estas producciones lucen como una gran película cortada en pequeños capítulos.

La expansión del UCM y el género de superhéroes, que al principio sonaba como una de las opciones más lucrativas y divertidas para la audiencia, podría desembocar en el fin del género de superhéroes por la falta de calidad, diversificación y propuesta de contenidos. 

Existen demasiados eventos al mismo tiempo y ninguno parece ser el principal, se interconectan con series y películas, pero la mayoría lo único que tiene de importante es un cameo o una escena post créditos que conecta con otra película. 

DC, que siempre fue criticado por las fallas de continuidad y calidad, ha logrado presentar proyectos diferentes en cada filme. Suicide Squad de James Gunn, por ejemplo, es una película diferente a The Batman. Le aporta algo distinto y no cae en la monotonía. 

Un parque de diversiones

El tiempo pasa y le ha dado la razón a Martin Scorsese. Hace años comentó que las películas de Marvel no son cine, sino más bien son como parques de diversiones. Por este comentario tuvo mucho hate y respuestas, que él luego amplió en un ensayo. 

Martin Scorsese. Fotografía: Getty.

Scorsese destacó que desde los años 70s y 80s, las grandes productoras han buscado algo que produzca dinero casi solo, que se generen parques temáticos en los cuales las personas puedan gastar más. 

Marvel ha sido eso, ya cuenta con su parque basado en las películas Avengers campus y no solo es la única franquicia que tiene un espacio así, también están Stars Wars, con Galaxy ‘s Edge y Harry Potter, con el Wizarding World. 

Avengers Campus. Fotografía: Disney.

En el ensayo también comenta que hay muchos elementos clásicos del cine en las películas de Marvel, pero lo que no tienen es misterio, revelación y el peligro emocional; si nada está en peligro en realidad, todo saldrá bien al final del día. 

Galaxy’s Edge. Fotografía: Disney.

No existe una dinámica elegante y composición de cortes que en realidad sean el centro de la historia.

Los films de Marvel están diseñados como variaciones de un algoritmo y para generar buenos números, se olvidan de la propuesta artística, que provoque algo más en el espectador que esperar por otra cinta. 

Esta fórmula de franquicias afecta al cine porque cada vez hay menos producciones independientes, lo que hace que la exposición a películas -que son solo una historia autoconclusiva- no tengan la misma distribución que otras.

Muchas producciones son lanzadas ya en streaming, pero todo director quiere que sus películas se vean en un cine o teatro, donde está la verdadera magia. 

Está bien consumir un contenido como un parque de diversiones que entretenga fácilmente y despeje la mente, pero siempre hay que apreciar el contenido curado, hecho solo para una pantalla como ir a un museo. 

Marvel tiene que volver a replantear sus fases basándose -sobre todo- en las críticas de sus propios fans. Recordando que en las historias la falta de conflicto no quiere decir falta de tensión.