Historias

¿Para qué nace Bagre?

Quienes somos - Bagre
Quienes somos – Bagre

Érase una ciudad que cada día tenía menos colores. Sus habitantes no lo notaban porque el viento, a diario, traía y llevaba una vorágine de noticias que los llenaba de ausencia y les impedía procesar, analizar; incluso sentir, reír o llorar. 

Un día los habitantes de esa ciudad empezaron a olvidar. La noticia de hoy hacía que no recordaran la de ayer. Y así sucedía a diario. Muchos de ellos decían:

—¿Para qué necesitamos detenernos a pensar o analizar la noticia de ayer, si estamos tan preocupados con la noticia de hoy? Todo es urgente, todo es importante. 

 

Bagre.life RECOMENDAMOS
¿La curiosidad es cosa de niños?

 

El olvido, así como no detenerse ni un momento a pensar o analizar, les impedía caer en cuenta que, cada día, las noticas eran más preocupantes y se iban transformando en una montaña que amenazaba con sepultarlos a todos. 

Tampoco eran conscientes que estaban bajo una especie de amnesia y les había arrebatado, no solo la memoria, sino también la indignación y la capacidad de discernir.

La amnesia es peligrosa porque es como un estado de somnolencia, de ausencia, de indiferencia. En esa condición es imposible pensar, sentir, involucrarse y alzar la voz

Para que esta ola de información no termine ahogándonos o convirtiéndonos en autómatas o robots, debemos tener a mano las herramientas que nos permitan separar la información relevante e importante de aquella que no lo es.

¿Qué herramientas son estas? Principalmente el pensamiento crítico y la capacidad de análisis; así, no solo lograremos mantenernos vivos sino, sobre todo, mantenernos humanos (George Orwell)

***

Decía el periodista y escritor George Orwell que ver lo que está delante de nuestros ojos requiere un esfuerzo constante. Esta frase toma más relevancia en momentos como los actuales en que somos asediados por una ola de información, noticas falsas, descontextualizadas y no contrastadas.

Bagre, revista digital, apuesta a que, como sociedad, despertemos de esa amnesia colectiva y nos invita a que veamos el mundo con otros ojos. Con nuestros propios ojos.