Tendencias

El matrimonio ¿una institución caduca?

Revista Bagre
El matrimonio como institución no ha fracasado por su legalidad, sino por lo que representaba: un contrato que daba ventajas ilimitadas al hombre y abrumadoras responsabilidades a la mujer. Fotografía: Glamour.

¿Qué han decidido los ecuatorianos respecto al matrimonio? De acuerdo al Registro Estadístico de Matrimonios y Divorcios 2021, compartido por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), en los últimos 10 años ha disminuido casi a la mitad el número de parejas que se casan. 

Mientras en 2010 se registraron 74.800 matrimonios, en 2020 solo se inscribieron 38.938. 

De hecho, entre 2019 y 2020, el primer año de la pandemia, el número de matrimonios pasó de 56.865 a 38.938. Una disminución del 31,5 por ciento. Aparentemente los ecuatorianos se casan menos. 

“(La gente) ha perdido la confianza en el matrimonio, lo ven como una institución caduca”, analiza María Dolores Proaño, terapeuta familiar.

“Los seres humanos no somos islas, siempre vamos a buscar la compañía, de una u otra forma, pero ahora mucha gente prefiere evitar complicaciones a futuro. De alguna triste manera es como estar pensando desde el inicio en lo que ocurrirá cuando se separen”, apunta. 

"El matrimonio como institución no creo que haya fracasado por su legalidad, sino por lo que representaba y representa aún en muchos lugares: un contrato que daba ventajas ilimitadas al hombre y abrumadoras responsabilidades a la mujer”.

Volviendo a la estadística, en 2021 hubo un repunte de parejas que se casaron.

Los datos que proporcionó la Dirección de Servicios del Registro Civil indican que ese año contrajeron matrimonio 51 mil 978 parejas, es decir 13 mil 40 más que el año anterior. 

Revista Bagre.
De hecho, entre 2019 y 2020, el primer año de la pandemia, el número de matrimonios pasó de 56.865 a 38.938. Una disminución del 31,5 por ciento. Aparentemente los ecuatorianos se casan menos. Fotografía: Estilonext.  

Es probable que la disminución drástica en 2020 se debiera a la restricción de servicios presenciales proporcionados por el gobierno debido a la pandemia por coronavirus.

Sin embargo, ese comportamiento, el aumento repentino de matrimonios, no es usual. 

“Pasar del descenso al aumento se me hace súper raro”, dice con sorpresa la antropóloga Ana Dolores Verdú luego de escuchar los números. 

“Habría que analizarlo. Puede ser que sean relaciones largas que se han resuelto en matrimonio en poco tiempo, precisamente por esta situación en la pandemia”, menciona. 

“Se ha visto además mundialmente esa tendencia de querer estar en tu país y más cerca de tu familia. Creo que por esa sensación de miedo al futuro, de esa incertidumbre, nos podemos apegar más a las relaciones personales. Creo que podría estar justificado (el aumento repentino de matrimonios) desde ese punto de vista, pero habría que analizarlo más”. 

 

En 2019, la Corte Constitucional del Ecuador reconoció que el matrimonio de parejas del mismo sexo es compatible con el Artículo 67 de la Constitución, que establece que el matrimonio es entre hombre y mujer.

Ese mismo año se registraron las primeras 433 uniones igualitarias; en 2020 la tendencia se mantuvo al inscribirse 427 parejas, mientras en 2021 solo hubo 240, casi la mitad de lo registrado dos años antes. Por supuesto, también se firmaron 148 divorcios en 2019 y 177 en 2020.

El divorcio a la baja 

“Creo que el mayor problema al que se enfrentan (las parejas hoy) es la lucha de poderes. No es el único, por supuesto. Siguen existiendo la infidelidad, los problemas económicos, la crianza de los hijos, la crisis con las familias del otro y demás”, reflexiona María Dolores Proaño. 

Y muchas veces ese enfrentamiento lleva a la conclusión del matrimonio.

El Registro Estadístico de Matrimonios y Divorcios 2021, también muestra que en los últimos años el número de divorcios fue en aumento, pasando de 18.231, en 2010, a 26.815, en 2019.

Sin embargo, a decir de la Ana Dolores Verdú, el divorcio no indica que esté fallando el amor o que haya menos amor en la sociedad.

“Lo que se descubre más bien es lo contrario: el modelo de amor que tenemos hoy en día es un modelo romántico, se sustenta en la existencia de una pasión, y por lo tanto las relaciones son más frágiles, porque ese enamoramiento, esa sexualidad en la pareja, tiene un límite en el tiempo, suelen ser unos tres años”. 

El Registro Estadístico de Matrimonios y Divorcios 2021 muestra que en los últimos años el número de divorcios fue en aumento, pasando de 18.231, en 2010, a 26.815, en 2019. 

El divorcio está relacionado con el auge del amor romántico y la posibilidad que tenemos desde la libertad y la autonomía personal de acceder a ese derecho.

"Incluso aunque esté mal visto todavía, si la persona tiene acceso al divorcio va a ejercer ese derecho. Y si dentro de un matrimonio no siente esa satisfacción (de sentirse amado) la va a buscar fuera porque la necesidad de amor es una pulsión muy fuerte”.

Llama la atención que el estudio del INEC muestra que en 2020 se registraron 14 mil 568 casos de divorcio, es decir, 45,7 por ciento menos con respecto al año anterior. 

Si comparamos las cifras podemos advertir que en el último año, probablemente por las implicaciones que trajo la pandemia por coronavirus, las parejas ecuatorianas prefirieron casarse más y divorciarse menos.

Curiosamente este resultado conecta con una de las observaciones de la antropóloga Verdú: 

“Si ha habido una tendencia, y la hay, de sustentar una relación estable, que puede ser un matrimonio, en el amor, en la elección personal porque yo me he enamorado de esta persona, porque tengo este vínculo especia".